www.mundoinformativo.com.ar

la actualidad del mundo….

Aug

11

Encontró $1 millón y lo devolvió: “No podía quedarme con lo que no es mío”, dijo


El camionero Roberto Racetto, oriundo de Morteros (Córdoba), contó que halló 20 cheques y una chequera en blanco, durante su paso por la ciudad de Tostado y no dudó en devolverlos. El dinero había sido robado a una empresa.
 Se llama Roberto Racetto, reside en la cordobesa ciudad de Morteros, y devolvió un millón de pesos en cheques a una firma radicada en Pilar, departamento Las Colonias, en la provincia de Santa Fe.
Roberto vive en Morteros y es camionero. El fin de semana pasado fue protagonista involuntario de una historia de robo y héroes.
El sábado 5 de agosto, mientras estaba de viaje, el camionero Roberto Racetto, oriundo de Morteros, decidió realizar una parada en una de las estaciones de servicio de la ciudad de Tostado para cargar combustible en la estación de servicio ubicada a la vera de ruta nacional 95 (provincia de Santa Fe), y se encontró involuntariamente con un sobre con 20 cheques y una chequera en blanco pero firmada en el suelo.

Cómo los encontró

“Iba viajando a Pozo Borrado a ver un trabajo. Cargué combustible ahí en la estación, cuando me subía nuevamente al vehículo, vi un sobre tirado en la playa y sobresalían una chequera y cheques sueltos”, eran 20 pagos que ascendían a más de 1 millón de pesos, endosados, listos para cobrar, afirmó el trabajador del volante.
“Me puse nervioso. Lo levante y volví a Morteros donde con mi familia (su esposa y dos hijas), se contactaron con la policía hasta finalmente dar con los dueños de los cheques que son de una empresa de Pilar”, comentó.

Racetto contó que cuando llegó a su casa a Morteros buscó ponerse en contacto con la empresa de Pilar, a la cual pertenecían los documentos, tarea que no le fue fácil ya que el número de contacto no figuraba ni en internet. Según contó, a través de la Policía logró dar con uno de los propietarios, quien le confesó que habían sufrido un robo en sus oficinas el viernes por la tarde.

¿Cómo siguió la historia?

El dueño de la empresa se trasladó a Morteros esa misma noche y retiró los documentos de la casa de quien los encontró. “Cuando una cosa no es de uno, no sirve y poder contactar al dueño es lo ideal”, contó el camionero validando su noble gesto.
Consultado sobre la recompensa, Roberto contó que recibió un chaleco con el nombre de la empresa, y que al irse los directivos le dejaron 5000 pesos sobre la mesa.
Racetto explicó que insistieron pero que no quería aceptar nada. “No era mio, por qué me lo iba a quedar. Me dejaron un chaleco de la empresa y dejaron algo de dinero en la mesa porque yo no quise agarrar”.